Menu

Espumas

ESPUMAS

Las Espumas son una masa de burbujas llenas con algún gas que se forma a partir de soluciones acuosas espumantes de distintas fórmulas. Dado que la espuma es más ligera que la solución acuosa de la que se forma y que los líquidos inflamables, flota sobre éstos produciendo una capa continua de material acuoso que desplaza el aire, enfría e impide el escape de vapor con la finalidad de detener o prevenir la combustión.

En general la espuma se disuelve, vaporizando su contenido de agua bajo la acción térmica de la combustión; luego debe aplicarse sobre las superficies ardientes a volumen y velocidad suficiente para compensar estas pérdidas y asegurar la producción adicional que permita formar una capa residual de líquido ininflamable sobre la parte ya extinguida del fuego.

ESPUMAS DE BAJA EXPANSION

Son las más antiguas; su grado de expansión está entre 5 y 30 veces el volumen original. Poseen una gran consistencia y posibilidad de ser arrojada a gran distancia. En fuegos de tipo "A", tiene similar eficacia el agua, aunque menos penetración. Esta categoría se divide a su vez en dos grupos, las espumas químicas y las espumas físicas o mecánicas.

Espuma Química: consiste en producir la reacción de solución de una sal alcalina (normalmente bicarbonato de sodio) con otra solución de tipo ácida (sulfato de aluminio) La reacción entre ambas soluciones en presencia de un agente espumante da como resultado una espuma de gran consistencia en desuso por la inestabilidad de los ingredientes formativos y por ciertos efectos nocivos que produce.

Espumas Físicas o Mecánicas: en este grupo existen clases diferentes, las que veremos a continuación:

Espuma Física Proteínica: el emulsor o concentrado líquido contiene polímeros proteínicos naturales de alto peso molecular derivados de la transformación e hidrólisis química de proteínas sólidas naturales. Dichos polímeros dan a la espuma elasticidad, resistencia mecánica, y capacidad de retención de agua. También posee aditivos estabilizantes e inhibidores para proteger el producto contra las bajas temperaturas, la corrosión, la descomposición bacteriana y uniformar la viscocidad; las sales metálicas que contiene disueltas favorecen la formación de burbujas simétricas con resistencia térmica. La concentración de este tipo de espumas es de 3 % o del 6 % por volumen y son aptas para agua dulce o salada. No son tóxicas, pero sí buenas conductoras de corriente eléctrica y son biodegradables. Las temperaturas normales para la utilización de estos concentrados están entre -7 °C y +50 °C.

Espumas Físicas Fluoroproteínicas: son similares a la espuma proteínica convencional pero contienen aditivo surfactante fluorado sintético por lo que no se adhiere al combustible. Además de formar una capa aislante del aire, deposita una película muy tenue que impide la formación de vapores en la superficie de contacto. Son más compatibles con los polvos químicos secos que las espumas proteínicas convencionales.

Espumas Físicas Sintéticas: hay varios tipos, pero la de mayor utilización es la conocida como AFFF, la cual contiene hidrocarburos fluorados de cadena larga con propiedades tensoactivas, no necesita ser forzada por aire y su aspecto es distinto al de la espuma física convencional. Posee baja viscosidad y forma una película que cubre la superficie aún no cubierta por la espuma densa impidiendo la vaporización. Tiene mayor poder de extinción que las espumas convencionales, más rapidez de control, y requiere menor cantidad de agua y concentrado. Son particularmente aptas para fuegos mixtos A y B; pudiendo emplearse combinadamente con los polvos químicos secos y no presentan incompatibilidad con otras espumas. Las concentraciones usuales son 3 % y 6 % y puede usarse en la formación de espuma agua dulce o salada. Es conductora de corriente eléctrica y posee características biodegradables.

Espumas Físicas Especiales: son las más usuales y se destinan al control de fuego de solventes polares. Hay tres tipos básicos de concentrado tipo alcohol:

l) Concentrados a base de proteína que contienen pasta de metales pesados hechos solubles en soluciones amoniacales. Debe ser aplicada suavemente y en cortos recorridos, usando equipos especiales.

2) Dos componentes concentrados, uno a base de un polímero y el otro un catalizador. Puede aplicarse con equipos y técnicas convencionales para espumas físicas. Son de laboriosa puesta a punto.

3) Concentrado sintético de único componente, también aplicable con equipos y técnicas convencionales.

volver arriba